Husky Siberiano


Compartir

Cachorros de Husky Siberiano Vendidos en Mundo Canino

Husky Siberiano

El Husky Siberiano es una de las razas de perros más familiares del mundo. No olvidemos que fueron criados por la etnia de los chucotos, habitantes de la región de Siberia entre el Mar de Bering y la Península de Chukchi, para ayudar en el trabajo de pastoreo y para dar calor a los más pequeños de la familia.

De un aspecto muy similar al de los lobos, en la actualidad, el Husky Siberiano se ha extendido por todo el mundo, aunque por sus características físicas adaptadas a climas muy fríos, los sitios donde hace calor no son el mejor entorno para esta mascota.

Socializado desde cachorrito, el Husky Siberiano puede ser el mejor perro de compañía, capaz de ofrecer cariño a los miembros de la familia de todas las edades.

Historia del Husky Siberiano

En los más recientes estudios genéticos realizados con el ADN del Husky Siberiano, se ha descubierto que estamos ante uno de los perros más antiguos del mundo. Si nos remontamos a los albores del hombre y a aquellas pequeñas tribus de las tierras heladas y las nieves perpetuas, es fácil imaginar que la vida del ser humano con temperaturas tan gélidas resultaba sencillamente imposible sin ayuda.

Aquí entra en juego el protagonismo de razas de perros adaptados genéticamente para soportar la rudeza de un clima infernal y que sirvió a las tribus no sólo de compañía, también para colaborar en el trabajo, ayudar a transportar las cargas y, cómo no, a dar calor a los miembros de la familia, sobre todo a los niños y a los ancianos.

Fueron precisamente las mujeres de las familias, las que consiguieron domesticar a estos perros para que calentaran a sus hijos y así los perros de estas regiones se acostumbraron a la presencia humana y a los comandos de obediencia.

El siguiente paso fue la colaboración para que los hombres pudieran encontrar caza. Resultaba fundamental que se estableciese una relación de confianza ciega entre el humano y su perro, para que el primero dejase que el segundo tirase del trineo y siguiera sus impulsos, a través de su olfato, que guiasen al hombre hasta la pieza y además le devolviera sano y salvo al campamento familiar. Esta función está tan poderosamente grabada en los genes del Siberian Husky, que desde pequeño, con solo colocarles los arreos, su instinto les impulsa a tirar de un trineo.

Es fácil imaginar que aquellas tribus tenían sus propios perros, pero que todos ellos eran una especie de mezcla entre chacal y lobos de estas frías regiones. Naturalmente, con el paso de las centurias, la sangre de lobo fue desapareciendo del mapa genético de estos perros y, además, los nuevos elementos fueron cruzando de Siberia hacia Alaska, donde continuaron su proceso de formación.

Allí dejaron con la boca abierta a los participantes en la carrera más dura del mundo. Conocida como All-Alaska Sweepstakes (Carrera por Toda Alaska), con un recorrido en trineo de 650 kilómetros y donde estos perros, considerados de un tamaño muy pequeño con respecto al resto de razas participantes, dejaron claras sus capacidades en tiro, fuerza, resistencia y velocidad.

Desde luego, todo aquello quedó más que confirmado en 1925, con la epidemia de difteria que asoló a la localidad de Nome, en Alaska. Las condiciones climatológicas no permitían el vuelo de aviones para enviar el medicamento que podía evitar la propagación de la enfermedad. La “Gran Carrera del Suero”, una extraordinaria carrera de relevos entre trineos tirados por Husky Siberianos, cubrió los 1000 kilómetros que separaban la antitoxina del foco de la infección. Lo hicieron en 5 días, un tiempo impresionante y consiguieron parar la enfermedad.

Caracteristicas del Husky Siberiano

Tras esta imponente gesta, los americanos focalizaron su atención sobre este perro que, por aquel entonces aún se llamaba Chukchi, como la tribu que los crió. La denominación Husky se daba a todos los perros de trineo. A partir de aquel momento el Chukchi pasó a ser conocido como Husky Siberiano.

Fue tal el furor causado que incluso hubo una demostración de tiro de trineo con estos perros en las Olimpiadas de 1932.

El American Kennel Club había reconocido la raza tan solo dos años antes y la Federation Cynologique Internationale (FCI), lo hizo en 1966 y lo encuadró dentro del Grupo 5-Sección 1, como Perros de tipo Spitz y Primitivos y, más concretamente, como Perros de trineos nórdicos.

La altura del Husky Siberiano debe rondar entre los 50 y los 56 centímetros de las hembras y los 54 y los 60 centímetros de los machos. Dependiendo del tipo de perro, su peso puede rondar entre los 15 y los 28 kilos.

Apariencia: Hablamos de un perro de una belleza extraordinaria. En el que destaca el pelaje salvaje y una mirada fría y transparente como el hielo. Posee un cuerpo fuerte y compacto, muy musculoso. De una apariencia lobuna imponente.

Cara: Poseen una cabeza muy bien proporcionada y un poco redonda por arriba y un stop marcado. Su hocico mediano se va adelgazando hasta llegar a la trupa, reforzando su apariencia de lobo. Sus mandíbulas presentan mordida en tijera. Tal vez lo que más destaca en su cara sean los ojos, generalmente pardos o azules, aunque pueden tener un ojo de cada color.

Cola: La cola suele ser denominada como “cepillo de zorro”, tremendamente peluda. En situación de alerta el Husky Siberiano la lleva sobre la espalda, en lo que se llama forma de hoz.

Manto: El pelaje del Siberian Husky resulta muy especial, ya que el perro tiene la cualidad de conseguir adaptar su manto en situaciones climáticas adversas para él que, en este caso, serían de mucho calor. En esos momentos, el perro puede mudar el pelo corto a un pelo aún más corto, como forma de preservación. De todos modos su pelaje original es de doble manto y lo muda al menos un par de veces al año, lo que debe ser tenido en cuenta por los alérgicos. La raza puede presentar individuos de cualquier color, desde el negro al blanco íntegro.

Carácter: El Husky Siberiano es una mascota familiar, muy amigable con los niños y preparada para vivir en casa. De todos modos y a pesar de su aspecto, este perro no es nada agresivo y recibe a cualquier con un lamentón. Son andarines por naturaleza y necesitan caminar, lo llevan en los genes. Así que más vales que salgas a pasear con tu perro atado, si no quieres correr el riesgo de no volver a verle. Lo cierto es que no huyen. Siguen su instinto de grandes caminantes y corren y corren, a veces distancias tan grandes, que cuando perciben que deben volver ya están demasiado lejos y perdidos. Son muy activos y se aburren con facilidad, así que deben quemar energía. No suelen ladrar, aunque hemos de acostumbrarnos a sus aullidos.

Cuidados: El Husky Siberiano no precisa muchos cuidados, porque son perros que suelen acicalarse muy bien ellos solos. Por supuesto necesitan que les echemos una mano, sobre todo con el cepillado del pelo. Si no lo hacemos, su manto se enmarañará y parecerá sucio y desaliñado. Los problemas oculares y de caderas son los más preocupantes en cuanto a su salud, en un perro con una esperanza de vida de unos doce años de media.

Alimentación: La cantidad de pienso seco balanceado que precise el animal va a depender de si es un perro de tiro o si es un perro sedentario. Incluso debemos tener en cuenta el clima, por si necesita más calorías para afrontar el frío o, por el contrario, vive en lugares cálidos y eso aún le asfixiaría más. Pero para un ejemplar sedentario en casa, una ingesta diaria de 450 gramos será suficiente.

Ver Cachorros de Husky Siberiano a la venta

Fotos de cachorros de Husky Siberiano vendidos en Mundo Canino

Videos de cachorros de Husky Siberiano vendidos en Mundo Canino

Foros de Husky Siberiano

Ver Cachorros de otras Razas de Perros

Información General Cachorros

Garantía Sanitaria

Servicio Veterinario

Quiénes Somos

Nuestras Ventajas

"MUNDO CANINO" en Antena 3

"MUNDO CANINO" en Telecinco

Comentarios: