Labrador Retriever


Compartir

Cachorros de Labrador Retriever Vendidos en Mundo Canino

Labrador Retriever

El Labrador Retriever es la raza por excelencia de perro de compañía. Sus cualidades como ‘ayudante’ para los humanos, su devoción hacia las personas, su capacidad de trabajo y su enorme talento socializador lo convierten en el mejor ejemplar para ocupar un puesto en la familia y convivir con niños y otras mascotas. Está claro por qué es la raza más numerosa y extendida entre los amantes de los perros y, de hecho, el perro más laureado de la historia fue precisamente un Labrador Retriever. Se llamaba ‘Endal’ y recibió todo tipo de galardones. Llegó a ser conocido como ‘El perro del Milenio’ y fue famoso por su capacidad para actuar en situaciones de emergencia y salvar vidas humanas en accidentes y catástrofes.

Historia del Labrador Retriever

Los colonos británicos de las provincias canadienses de Terranova y Labrador, quedaron encandilados con las capacidades del perro de aguas de San Juan o Terranova menor. Al parecer, este claro antepasado del Labrador Retriever, era empleado en los barcos de pesca de Canadá y, gracias a su desarrollada habilidad y su capacidad de trabajo, ayudaban a los pescadores en las tareas de a bordo, desde pasar cabos hasta tirar de las redes.

Por supuesto, cuando los colonos comprobaron que además el perro se desenvolvía como un pez en el agua, literalmente, los amantes de la caza de las tierras británicas vieron el cielo abierto y pactaron con los pescadores la importación y exportación de la raza.

Desde luego los criadores europeos no se conformaron con las ya de por sí extraordinarias capacidades del Terranova menor y combinaron sus genes con perros de caza irlandeses y escoceses que, como resultado, consiguieron un buen cazador de terrenos secos, con extraordinarias habilidades como cobrador de agua.

Característica muy apreciada en el Labrador Retriever era la de su ‘boca blanda’, tan acusada que el perro era capaz de portar un huevo entre sus mandíbulas, sin que se rompiese. Para los cazadores de la nobleza, el Labrador –bautizado así en honor a las tierras de las que procedía- se había convertido en la joya de la corona.

Caracteristicas del Labrador Retriever

Como no podía ser de otro modo, los primeros en reconocer la raza Labrador Retriever fueron los miembros del Kennel Club de Gran Bretaña, apenas inaugurado el siglo XX, y tan sólo una década después se aprobaba el primer estándar de la raza.

El estándar más reciente y actualmente en vigor de la Federation Cynologique Internationale (FCI), es el que se aprobó en 2011 y que clasifica la raza como Perros Cobradores de Caza del Grupo 8-Sección 1.

El Labrador Retriever suele tener una altura a la cruz de entre 55 y 60 centímetros para las hembras y entre 57 y 62 centímetros para los machos. El peso oscila entre los 25 y los 36 kilos.

Apariencia: Estamos ante un perro con una impronta generosa, de apariencia fuerte y musculosa, grande sin excesos y una imagen ancha y robusta. Su cuerpo refleja a la perfección su predisposición como animal de trabajo.

Cara: El Labrador posee una cabeza ancha, con un stop mediano pero muy bien definido. Sus ojos son medianos y separados, lo que agudiza su mirada leal y deja entrever su extraordinaria inteligencia. Destaca la trufa negra o marrón que, con la edad, va tornándose rosada (nariz de invierno). Lo más habitual es que posea mordida en tijera y deje ver arcadas homogéneas con dientes poderosos. Orejas caídas y de tamaño mediano que, bien combinadas en altura y posición, suelen llegar con la punta a la altura de los ojos. Cuello ancho y vigoroso, sin exceso de piel colgante.

Cola: Los ejemplares de Labrador Retriever se distinguen por una cola de tipo ‘Nutria’, más ancha en la base y que se afila hacia la punta. El apéndice es de un tamaño medio, debe ser recta y estar bien cubierta de pelo corto y buena densidad.

Manto: Es distintivo de la raza su color, amarillo (incluido el blanco o crema), negro o chocolate. Si los perros no son de exhibición también se da un color ligeramente plateado. El pelo es corto y rudo, en ningún caso suave, aunque la capa interior de pelaje es de un tacto más lanoso. Es muy resistente al agua.

Carácter: Sin duda, el Labrador Retriever es un amor de perro. No existe otra raza más predispuesta a integrarse en la familia y ayudar al ser humano. A su carácter cariñoso y amable se unen su capacidad de trabajo y su extraordinaria inteligencia, lo que le ubica en el puesto número 7 de la Clasificación de Stanley Coren sobre Inteligencia Canina. Son los mejores perros guía, con una fantástica capacidad para empujar sillas de ruedas, encender luces, ayudar a vestirse, realizar tareas… Su desarrollado olfato también le ha valido un puesto entre los principales cuerpos policiales y de bomberos. Es un perro muy activo, jovial, cariñoso y alegre.

Cuidados: Para el Labrador Retriever resulta imprescindible hacer ejercicio. Está claro que no se llega a ser un héroe sentado en el sofá. Esta raza necesita actividad y si no se le proporciona su grado de felicidad bajará notablemente y pagará su frustración con muebles, objetos y cualquier cosa que encuentre a su paso. Sólo necesita quemar ese exceso de energía. Le encanta correr y ‘cazar’ la pelota o el frisbee y el dueño de un ejemplar de esta raza no debe olvidar nunca que es un perro de trabajo, extraordinariamente dinámico. Es importante, además, que desde pequeño se le eduque para no mordisquear cosas. No podemos dejar a un lado el hecho de que tratamos con un cobrador, por lo que su estado natural es mantener sujeto algo entre sus mandíbulas, algo que se puede canalizar con un juguete. Es además un perro realmente sociable, por lo que resulta muy confiado y es objeto de robo con facilidad. Por ello, que el perro cuente con microchip resulta aún más eficaz de lo habitual. Estamos ante un animal que suele gozar de buena salud, no obstante es propenso, como todos los perros grandes, a la displasia de cadera y a los problemas con las articulaciones. También deben vigilarse sus ojos, para detectar cataratas, problemas de retina y córneas. La sordera también hace mella en el Labrador Retriever, sobre todo con el paso de los años. Es importante descartar el Colapso Inducido por Ejercicio, un síndrome genético que puede afectar a esta raza cuando se somete a actividad intensa y que produce debilitamiento muscular, fatiga, desconcierto e incluso colapso.

Alimentación: El Labrador Retriever es voraz y capaz de comerse cualquier cosa, por lo que sus dueños han de estar muy encima del perro, para que no se trague materiales no comestibles que podrían acarrearle problemas de salud. Igualmente se debe controlar mucho la ingesta y no sucumbir al apetito del perro. Este punto debe ser controlado desde pequeño, porque son muy propensos a la obesidad y el Labrador con sobrepeso puede ver su vida acortada hasta en un par de años.

TEXTO

Ver Cachorros de Labrador Retriever a la venta

Fotos de cachorros de Labrador Retriever vendidos en Mundo Canino

Videos de cachorros de Labrador Retriever vendidos en Mundo Canino

Foros de Labrador Retriever

Ver Cachorros de otras Razas de Perros

Información General Cachorros

Garantía Sanitaria

Servicio Veterinario

Quiénes Somos

Nuestras Ventajas

"MUNDO CANINO" en Antena 3

"MUNDO CANINO" en Telecinco

Comentarios: