• Conéctate para seguir esto  
    Seguidores 0

    “Moquillo� y Cachorros


    • Teaser Paragraph:

    joven-edad.jpg

    Al comprar un cachorro traemos alegría al hogar. Este nuevo amigo será nuestro compañero por muchos años si cuidamos su salud, dándole las vacunas que necesita y visitando periódicamente al veterinario. Una de las enfermedades a las que es susceptible es el llamado “Moquillo”, que aparece principalmente en cachorros.

    La enfermedad canina denominada moquillo, joven edad o distemper, ataca a los perros a cualquier edad, siendo más vulnerables cuando son cachorros o están entrando en la vejez.

    Se transmite a través de fluidos corporales infectados, aguas contaminadas con dichos fluidos y por el aire. Demora entre 14 y 18 días en incubarse, pudiendo presentar síntomas de fiebre a los 6 días después de ser infectado.

    La sintomatología que presenta es amplia, perturbando diversos ámbitos del cuerpo del perro. Al momento de comprar un cachorro es recomendable analizar que no posea síntomas ya que si bien es curable, puede tener consecuencias muy negativas en la salud del perro. No obstante, algunos síntomas de esta enfermedad pueden ser compatibles con otras enfermedades frecuentes en cachorros, como son gastroenteritis o laringotraqueitis infecciosas.

    A la hora de detectar el “Moquillo”, la dificultad radica en que no siempre los perros manifiestan las mismas fases de la enfermedad; en ocasiones, los perros afectados no pasan por las fases digestivas y/o “mucosas” debido a que el virus ataca directamente al sistema nervioso. Esto conlleva a que incluso haciendo diferentes tipos de analíticas, tanto de sangre como de orina, no siempre sea detectada. A veces solo se detecta la enfermedad mediante el análisis del líquido cefalorraquídeo.

    El moquillo puede producir encefalitis, afectando los tejidos linfáticos, nerviosos y epiteliales: los perros afectados, pueden presentar puntualmente fiebre, decaimiento, pérdida de peso, deshidratación, descarga nasal (mucosidad), tos, dificultades respiratorias (disnea), arcadas con vómitos, edema en la córnea (ojo azul), conjuntivitis y legañas, diarrea, endurecimiento de las almohadillas de las patas (hiperqueratosis), erupciones en la piel, convulsiones, tics, parálisis y apoplejía. Según lo avanzada que esté la enfermedad, serán los síntomas presentados.

    El tratamiento se realiza a través del veterinario con antibióticos, suplementos vitamínicos y tratamientos puntuales para los síntomas avanzados. La enfermedad se puede curar en algunos casos, siempre y cuando el tratamiento sea oportuno y adecuado. Cuando el perro entra en la fase nerviosa de dicha enfermedad, es muy difícil que salga adelante, y en caso de superarla, el perro probablemente muestre síntomas nerviosos el resto de su vida, debido al deterioro producido.

    Para prevenir el “Moquillo” hay que vacunar al cachorro por primera vez entre la sexta o séptima semana de vida, hasta los cuatro meses. Luego se vacuna de forma anual por el resto de su vida.

    Es importante recordar que al momento de comprar un cachorro debe averiguarse si tiene las vacunaciones pertinentes, o hay que realizarlas.


      Informe Artículo
    Conéctate para seguir esto  
    Seguidores 0


    Comentarios de los usuarios


    No hay comentarios a visualizar.



    Crear una cuenta o conéctate para comentar

    Necesitas ser usuario para poder dejar un comentario

    Crear una cuenta

    Registrarse para una nueva cuenta en nuestra comunidad. ¡Es fácil!


    Registrar una nueva cuenta

    Conectarse

    ¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.


    Conéctate ahora

  • Imágenes